Lo que pareció una pesadilla acabó en un estado supremo de felicidad. En el último juego de la jornada 13, del rentado colombiano, Junior venció en un partidazo al vigente campeón y puntero de la tabla, Deportes Tolima, 4 x 3 en el Estadio Roberto Meléndez.

Solamente en el amanecer del encuentro ya el cuadro “pijao” inflaba la malla del cuadro tiburón, por distracción de la zaga rojiblanca y en un embrollo, la suerte fue para el volante ofensivo Yohandry Orosco, a los 2 minutos del comienzo del encuentro cuando adelanta el marcador para el onceno de Gamero.

El Junior descuadernado en la zona posterior y con una herida en los primeros minutos, no se daba por vencido al atacar por todos los francos, arriba, abajo por un costado, a la derecha, izquierda, por medio Jarlan Barrera, el “ guájara “Díaz y Yony González, pero no lograban emparejar el marcador. Sin embargo, la escuadra Vinotinto y rojo, fue más efectiva y Julian Alveiro anotaba de cabeza el segundo para el cuadro visitante, 10 minutos después de la primera anotación.

El tiempo trascurría cada vez más “rápido” y Junior no bajaba los brazos, pero sus llegadas no surtían efecto. 30 minutos y el cuadro d Barranquilla como la afición se exasperaba con lo que sucedía. En una salida en el mediocampo por parte del lateral del “tiburón “Piedrahita pierde el balón y con velocidad, el deportes Tolima, no perdona con un fuerte remate de Marcos Pérez, para dejar el primer tiempo atónito, Junior perdía 3 a 0.

Pero como dicen… Quien Ríe de último, ríe mejor. Junior, con un resultado inesperado y catastrófico. Sin embargo, la esperanza es lo último que se pierde. El cuadro de Julio Comesaña salió a respetar su patio y a los 13 minutos, Jarlan Barrera en la boca del área anotaba el primero, tras un pase magistral del Luis Diaz.  El rojiblanco se convertía ya no en un tiburón, defendiendo su terreno sino una marea en el pórtico del equipo tolimense quien no encontró el balón nunca para la segunda mitad.

Y quien más iba a parecer en el cuadro rojiblanco que su legendario referente, Teófilo Gutiérrez, con su juego mental, y tejiendo los pases para seguir perforando el pórtico custodiado por William cuesta, a quien le anotó a los 22 minutos del complemento, en una media vuelta, luego de un centro y ganarle en el hombre contra hombre al defensa y colocar el segundo para el onceno juniorista.

La gente alentaba en la tribuna como los periodistas con la esperanza de la igualdad, mientras en el banco visitante el técnico samario, Alberto Gamero, hacía sus cambios respectivos pero su equipo, el abanderado del futbol colombiano no hallaba la fórmula para ganar de nuevo el balón y enfriar el encuentro y llevarse una gran victoria.

Entretanto, Comesaña empecinado de estar en la zona técnica, no dejaba de alentar a su conjunto, que encontró el heroico empate, a partir del marcador derecho, Piedrahita quien se anticipa al defensa y al arquero, empujando el balón, tras centro calcado del delantero Daniel Moreno.

Junior quería más y más. Ya ni al arco de Sebastián Viera volvieron a aproximarse los visitantes, el uruguayo parecía un espectador más. Mientras que, en la zona de recuperación, Junior buscaba pelear cada balón y buscar lo idealizado,  alcanzar la histórica remontada y lo consiguió, nuevamente en los pies del héroe de la noche, Teo Gutiérrez solo empujó el balón a la red, tras centro de Luis Díaz, a los 82 minutos y colocar el encuentro final, 4 goles a 3 en favor del Junior y desatar de alegría a todos los presentes en el Metropolitano de Barranquilla.                                                   

Celebración del Junior en el cuarto gol, convertido por Teófilo Gutiérrez.
852 Total Views 1 Views Today

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.